España carece de una estructura laboral "suficientemente fuerte" para hacer frente a la crisis económica actual y por eso se destruyen aquí más puestos de trabajo que en otros países, porque se trata de un "empleo precario", ha reconocido hoy la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.