El Ministro de Economía, Luis de Guindos, ha confirmado que la intención de España de solicitar formalmente ayuda al Fondo Monetario Internacional a través de la gestión del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que será la entidad que gestione la cantidad necesaria para sanear el sistema financiero. España tendrá a su disposición una línea de crédito abierta de hasta 100.000 millones de euros "en unas condiciones muy favorables"  para crear entidades solventes, fuertes y que den créditos. Una ayuda que "no es un rescate, sino simplemente un préstamo", ha insistido.


¿Objetivo? Reestablecer la confianza en el euro y, por ende, en la economía española. Bajo ese paraguas, el ministro de economía, Luis de Guindos ha  confirmado que el gobierno español ha solicitado formalmente ayuda al FMI y el Eurogrupo para que éstos, vía inyección al FROB, establezcan las ayudas a la banca española. "No es un rescate, es apoyo financiero. Un préstamo", ha insistido . Una ayuda que se dará a aquellas entidades que lo requieran, "el problema del sistema financiero español está bien definido en un 30% del sector", ha explicado De Guindos. Un préstamo "que se recibirá en condiciones favorables - a determinar en los próximos días- que recibirá el Fondo de Reestructuración y que éste filtrará a los bancos".



La cantidad solicitada será suficiente para cubrir las necesidades de capital solicitada más un margen de seguridad significativo", ha dicho el ministro, quien ha afirmado que la ayuda no conllevará implicaciones para el país, sino únicamente para las entidades financieras. "El FROB actuará como agente intermediario del Gobierno y será el receptor de los fondos europeos de ayuda", ha anunciado De Guindos. El préstamo al FROB, que ya se estaba endeudando para dar capital, será en condiciones más ventajosas

Declaración política...sin detalles
Hoy estamos haciendo una "declaración política desde el punto de  vista de la peticiión de apoyo financiero". ha explicado el ministro.  Por lo tanto, no hay detalles al respecto "se tiene qu edefinir posteriormente, ver cuál será el instrumento más adecuado. Se comenta el ESM pero hay países que no lo han ratificado". Respecto al papel del FMI. De Guindos ha admitido que sólo es de asesoramiento en el ámbito del sector financiero: es un programa para el mismo y la labor de la institución simplemente será de apoyo e implementación del programa.

“No ha habido otro sistema bancario en Europa que haya estado sometido a este nivel de transparencia”, asegura, tras los rescates de Irlanda, Grecia y Portugal. En todo caso, no se han desvelado los plazos para comenzar a recibir las ayudas financieras desde Europa, se trata tan sólo de “un anuncio político” puesto que “no hay urgencia” y está aún por perfilar de qué fondo comunitario saldrá el dinero.  

El Banco de España "es un supervisor, no afectará de ninguna manera por lo que continuará siendo pieza fundamental en la  supervisión de las entidades".

Las entidades tendrán que desinvertir
De Guindos ha explicado que se pide un préstamo para que las entidades financieras sean más solventes y estén en disposición de dar crédito. Es extremadamente difícil que haya recuperación económica, si no hay confianza sobre el capital de las entidades. Por lo tanto, la razón última "es tener entidades solventes, fuertes, que den créditos a las PYMES y familias españolas". No hay más razón que esa. 

Respecto a las condiciones a los bancos, reconoce que "habrá planes de saneamiento y reestructuración a aquellas entidades que pidan ayudas. Sólo puedo indicar que las desinversiones ya forman parte de la actual política de las entidades". Las condiciones se les pondrán a los bancos, no a la sociedad española.

El titular del ministerio de Economía ha concluido la rueda de prensa recordando que existe volatilidad en los mercados de capitales "y somos conscientes de que las circunstancias de los próximos días también son importantes por lo que el gobierno español, de acuerdo con sus socios de la Eurozona, ha decidido hacer este anuncio porque se considera bueno para la economía española y el futuor del euro".

Finalmente, el comunicado con la cifra llegó y el gobierno ha confirmado que serán 100.000 millones de euros la cantidad a inyectar en el FROB. La cantidad "máxima en la que hay un márgen de seguridad y que no puede ser cuestionada por nadie".  Se ha hecho cuando se ha considerado oportuno. Preguntado en varias ocasiones sobre por qué no se ha tomado antes esta decisión, De Guindos ha reiterado que "el gobierno lleva cinco meses en funciones y como tal, va tomando las decisiones y viendo cuál es la situación.  Creo que el acuerdo que tenemos sobre la mesa sólo impone condiciones al sector bancario, que no impone condiciones al resto de la economía y que disipará todas las dudas que había sobre el sector financiero español". Un paso hacia la credibildiad en el sector".

¿Se trata de un margen de seguridad?

“Hay un margen de seguridad”, asegura De Guindos, pero se trata de más del doble de las necesidades estimadas por el FMI en 40.000 millones de euros sobre las necesidades de recapitalización a la banca.

Los planes de los dos decretos Ley anteriores “siguen adelante”, afirma. Esta cantidad es una “cantidad máxima” y ha insistido en que “el 70% de la banca española es solvente”, refiriéndose al informe del FMI. 

Catalunyacaixa y Novacaixagalicia

El proceso de subasta y recapitalización de ambas entidades, junto a la subasta de Banco de Valencia, se encuentra en entredicho después de solicitar ayuda a Europa. El ministro asegura que esta situación no modificará absolutamente nada y cualquier decisión a adoptar dependerá de las necesidades de estas entidades. 

“El FROB sólo va a inyectar en aquellas entidades financieras que lo necesiten”, según De Guindos, que ha aludido en numerosas ocasiones al informe anticipado en la noche del viernes del Fondo Monetario Internacional en el que se calcula que el 30% del sector bancario nacional es el porcentaje en el que se concretan los problemas. A raíz de recibir las ayudas, las distintas entidades tendrán que presentar un plan de recapitalización, en caso de que las entidades no logren encontrar esa liquidez en el mercado.  

Auditorías
“A finales de julio tendremos todas las valoraciones” sobre las entidades financieras. “Es una cantidad extremadamente creíble sobre la capacidad que tendrá el FROB para recapitalizar a las entidades financieras”, afirma Luis de Guindos.  

Preguntado el titular de Economía por qué no ha dado la cara Mariano Rajoy para anunciar este rescate a la banca, De Guindos asegura que simplemente se debe a que es él “el miembro del Eurogrupo y no el presidente del Gobierno”.