Daimler ha incurrido en una pérdida neta de 1.060 millones de euros en el segundo trimestre debido a la menor demanda de automóviles de lujo y camiones por la crisis económica. La compañía confirmó también que los ingresos y las ventas de automóviles en el conjunto del año se esperan muy por debajo de los de 2008.

Los beneficios en las filiales Mercedes-Benz y servicios financieros mostraron cierta mejoría frente al flojo primer trimestre, pero "la comparación con el excelente segundo trimestre del pasado año muestra que aún queda mucho por hacer", ha indicado el consejero delegado de Daimler, Dieter Zetsche.