A pesar de algunas declaraciones fuertes contra el status quo financiero, la primera cumbre del grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China) de potencias emergentes tuvo resultados escasos, subrayando los obstáculos que enfrentan para forjar un bloque unido. El encuentro de líderes de Brasil, Rusia, India y China en la ciudad rusa de Ekaterimburgo por algunas horas el martes tenía muy pocas probabilidades de producir un plan de reforma internacional.