La Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) ha puesto hoy de manifiesto en Valladolid que la crisis inmobiliaria ha provocado una caída del 15% en el consumo de cemento en España durante el primer trimestre de 2008 y respecto al mismo periodo de 2007.
Estas cifras se han hecho públicas en la Asamblea Nacional de ANEFHOP, celebrada hoy en la capital vallisoletana, y en la que sus asistentes han criticado que la desaceleración del sector de la construcción "está incidiendo de manera negativa" en esta industria en España, por lo que han pedido al Gobierno de España que "afronte" una serie de medidas, según ha informado ANEFHOP en un comunicado. Entre otras exigencias, esta asociación insta a que se liberalice el crédito o bajen los impuestos, además de favorecer una disminución de las cuotas de la Seguridad Social, un ajuste "al máximo" del gasto público y un aumento de la inversión. Una buena medida para ayudar al sector, han indicado en un comunicado, es "construir todas las carreteras en hormigón preparado", porque, entre otras cosas, este material "es un producto nacional" y la construcción con éste resulta "más barata" en cuanto a mantenimiento y duración, y han añadido que el hormigón "no contamina". Se han tratado además otros asuntos, como la prevención de riesgos laborales, la certificación de calidad del producto, el cuidado medioambiental y la nueva instrucción técnica. Esta reunión, que coincide con el 40 aniversario de la asociación, ha servido además para presentar la plataforma tecnológica HORMIGEST, la cual permite, entre otras novedades, el control de la logística de transporte vía satélite o la sustitución de la documentación física por documentación electrónica. ANEFHOP cuenta en España con 505 empresas asociadas y 1.659 plantas de hormigón preparado, las cuales representan cerca del 75% de la producción total nacional.