El Ejecutivo galo podría estar alentando la formación de un consorcio de empresas en el que figurarían el banco Crédit Agricole, la aseguradora Axa y el grupo de seguros y banca Groupama, dispuestos a comprar el porcentaje del capital de Eiffage en manos de Sacyr objeto de la discordia, según informa El Confidencial. La solución podría quedar perfilada en la cumbre hispano-francesa que se celebrará este jueves, 10 de enero. El paquete de Sacyr en la francesa tendría un valor de unos 1.909 millones de euros, frente a los 1.750 que Sacyr invirtió en su compra. Sacyr se encuentra inmersa en un proceso judicial por la oposición del grupo francés a la toma de control por parte de la constructora española.