El grupo bancario francés, Credit Agricole, ha registrado un beneficio neto de 1.292 millones de euros en el segundo trimestre del año, lo que supone un 0,6% más que en igual periodo de un año antes. La cifra supera las estimaciones de los analistas que auguraban una ganancia próxima a los 1.100 millones de euros, aunque el grupo se ha visto afectado por el impacto que ha supuesto una carga extraordinaria de 485 millones de euros por la reestructuración de LCL. El margen de intermediación del grupo se ha situado en los 5.271 millones de euros, un 26,4% más.