El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró hoy que, aunque el dato adelantado del PIB al cierre de 2009 (-0,1%) "no es positivo", sugiere que la economía española está "a punto de salir de la recesión", y recordó que ésta es sólo una "condición previa" para acabar con la sangría del paro.
En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, Corbacho consideró que la lectura de este tipo de datos debe ir más allá de los signos positivo y negativo. "Todos los datos pueden tener una lectura negativa", dijo antes de reconocer que ciertamente la economía sigue cayendo, si bien defendió que, "en cuanto que está cambiando la tendencia desde un porcentaje de retraimiento mucho mayor a un punto cero, ese dato es positivo".

Con todo, el titular de Trabajo no quiso lanzar las campanas al vuelo y advirtió de que "no hay que hacer espejismos pensando que porque el PIB pase a crecer al 1,5% en los próximos seis meses se va a acabar con el paro" que se ha generado durante la crisis.

En este sentido, Corbacho señaló que "hay que aceptar" que "no se va a salir de la crisis de lunes a martes". "El proceso de salida será lento y, si en dos años y medio se ha llevado por delante 1,6 millones de empleos, es presumible pensar que necesitaremos un tiempo para reintegrar a esos parados".

En este sentido, el ministro de Trabajo justificó que "en estos tres o cuatro años, la economía en crecimiento tendrá que convivir con una situación compleja de tasa de paro probablemente alta".

Otro de los retos a los que se enfrentará la economía española será el elevado déficit público, que ya alcanza el 11,4% del PIB. En este punto, Corbacho justificó que cuando un Gobierno se ve obligado en un plazo de dos años a "acudir al auxilio formal más que real del sector financiero", a "estimular la economía" y, en último término, a activar políticas de protección social, "igual que pasa en una familia, acaba con una riqueza menor que antes de la crisis y con un gasto importante". "Por eso es razonable que las cuentas públicas estén peor que hace dos años", apostilló.

NO SE CREA EMPLEO ABARATANDO EL DESPIDO

En cuanto a cómo habrá de salir de la crisis la economía española, Corbacho se refirió a la reforma laboral y se mostró firme: "¿Alguien cree de verdad que por el hecho de que bajemos la indemnización por despido en cinco o seis días los empresarios van a contratar a más gente?".

Sin embargo, reconoció que "es evidente que el mercado laboral se tiene que adaptar" y priorizó la búsqueda de una mayor "flexibilidad interna" en el seno de las empresas. "Esas son las reformas que hay que hacer", aseveró.

Por último, indicó que en paralelo a la recuperación de la crisis debe acometerse un cambio de modelo productivo que cuente con el sector de la construcción. Al respecto, aseguró que "todos tienen la culpa de la 'burbuja' inmobiliaria" y que "no se salva ni el apuntador", pero instó a "no criminalizar" al sector, ya que tendrá que "resituarse" para "jugar un papel importante en el futuro" de la economía española