Nuevo desplome en Banco Popular, que el viernes se hundía un 17% y este lunes, tras arrancar la sesión con un leve rebote, se gira bruscamente a la baja y pierde más de un 11% (ha llegado a caer un 18%), por debajo de los 0,4 euros por acción y con la capitalización más baja del Ibex ya.

El nublado horizonte que se abre ante Banco Popular, sin claros compradores y ante una ampliación de capital cuanto menos difícil, mientras la sombra del rescate se cierne sobre la entidad, vuelve a pesar sobre su cotización en Bolsa. Aunque iniciaba la jornada del lunes en positivo, se gira bruscamente a la baja y cae un 15%, por debajo de los 0,4 euros por acción. Pierde los 1.500 millones de capitalización y es la más baja del Ibex, por debajo de Técnicas Reunidas.

En lo que va de año, la entidad acumula descensos superiores al 61% y, desde que el presidente, Emilio Saracho, tomara posesión del cargo, el pasado mes de febrero, se ha dejado por el camino más de 1.800 millones de su valor bursátil.

De nada ha servido que este fin de semana tanto este directivo, como el consejero delegado, Ignacio Sánchez-Asiaín, hayan asegurado la solvencia de Popular, si bien, este último reconoció que podría tener problemas en 2018 para mantener sus ratios, cuando tenga que aplicar la nueva normativa contable europea.

Vea también: Esta semana pondrá a prueba a los mercados

Sin embargo, los rumores de una posible retirada de Bankia de la puja, quedando solo Banco Santander como posible interesado en el banco, y las dudas sobre la cantidad de provisiones y de capital que necesita, no dan tregua al valor en Bolsa.

“Esperamos que continúe la volatilidad hasta que se conozca el volumen de provisiones necesarias y si hay un competidor interesado en realizar una operación corporativa en torno a los precios de mercado actuales, quizá finales de junio”, apunta el Departamento de Análisis de Bankinter. Su consejo para Popular es vender, con precio objetivo en los 0,50 euros.

Mientras, Nuria Ávarez Añibarro, de Renta 4, reitera: “Mantenemos la idea de que todas las opciones están abiertas para el banco y que la cotización continuará respondiendo a golpe de rumor/noticia que se vaya haciendo eco en mercado”.

Desde Link Securities son claros, parte de culpa de esta situación la tiene el propio banco. “Como llevamos defendiendo en comentarios anteriores, la política de comunicación de Banco Popular, al no indicar de forma clara la situación de la entidad y la estrategia futura de la misma, ha generado todo tipo de rumores acerca de su solvencia y su viabilidad como banco independiente, lo que ha propiciado el desplome de la cotización de las acciones de la entidad hasta situar ésta en 0,2x su valor en libros”, señalan en la firma. Por eso afirman que “se debería de clarificar cuanto antes la estrategia de Banco Popular y quizá acelerar el calendario del proceso de venta para eliminar la incertidumbre que afecta a la entidad y acallar todo tipo de rumores perjudiciales, tanto para los accionistas como para los depositantes del banco”.

Y alertan a aquellos inversores que tengan la intención de entrar en el valor: “operar en el Popular sólo es apto para los traders profesionales, por lo que recomendamos a los inversores particulares mantenerse al margen del valor”.

Técnicamente, los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión le otorgan una puntuación de dos sobre 10, situando su tendencia en bajista. El momento es negativo y la volatilidad creciente, en todos los plazos. Si bien, el volumen es creciente.