Este lunes Bankia ejecuta el contrasplit mediante el cual agrupa cuatro acciones antiguas en una nueva (1x4) y se suma a una tendencia en boga en la Bolsa española, pues también está entre los planes de Abengoa o Sniace llevar a cabo este movimiento; mientras que ArcelorMittal ya ha realizado el suyo.

Anunciado el pasado mes de febrero y aprobado por la Junta General de Accionistas (JGA) en marzo, Bankia canjea este lunes 11,51 millones de acciones actuales, de 0,25 euros de valor nominal cada una, por 2,87 millones de título de nueva emisión con importe nominal de un euro. O lo que es lo mismo, agrupará cuatro acciones en una (1x4).

La operación, que no afecta al valor patrimonial de la entidad ni tampoco al de las participaciones de los inversores, busca dar más liquidez a sus títulos y reducir la volatilidad.

Bankia sigue los pasos de ArcelorMittal, que el pasado 18 de mayo, llevaba a cabo su propio ‘contrasplit’, en su caso agrupando tres acciones en una (1x3). Su cotización paso de los seis euros a los 19. Abren ambas el camino para Sniace, que lo propondrá a sus accionistas en junta el 27 de junio, y Abengoa, que hará lo propio el 30 de junio.

Vea también: El precio sí importa

Pero aquí se separan sus caminos en Bolsa. Pues, la entidad capitaneada por Ignacio Goirigolzarri, beneficiada por las mejores perspectivas macro y para el sector financiero, acumula en lo que llevamos de año ascensos superiores al 7%. Mientras que ArcelorMittal, a vueltas con las dudas sobre la demanda de las materias primas, especialmente los metales ante la ralentización de China, pierde hasta junio casi un 10%.

 

 

Con todo, la acerera es, según el consenso de FactSet, el valor del Ibex 35 con mayor potencial. En concreto, un 35,9%, con un precio objetivo medio de 27,1 euros. Por el contrario, el potencial para Bankia es negativo, -4,8%, con un precio objetivo medio de un euro.

ArcelorMittal cerró el primer trimestre del año con un beneficio de 1.002 millones de euros, frente a los 403 millones que ganó en el mismo periodo de 2016; y logró incrementar sus ventas un 14%, hasta los 16.086 millones de euros. Sin embargo, sus cuentas no convencieron al mercado debido “a la duda en cuanto a la evolución del negocio en el segundo trimestre, que contará con una base de costes más elevada, y al deterioro de las condiciones en minería, por la caída de precios”, apuntaba Renta 4.

Técnicamente, los indicadores Premium de Estrategias de inversión señalan que se encuentra en tendencia alcista, con una puntuación de 9 sobre 10, si bien, la volatilidad a largo y medio plazo es creciente.

 

 

Vea también: "Si llega la corrección es para comprar, no un techo de mercado"

Por su parte, Bankia lograba un beneficio de 304 millones de euros a cierre de marzo, lo que supone un incremento del 29% con respecto a los tres primeros meses de 2016. Su margen de intereses, no obstante, se contraía un 13%, hasta los 504 millones de euros. Con todo, la entidad no descartaba que el objetivo de que esta partida alcanzara los 2.000 millones para el conjunto de 2017 podría superarse.

En lo que respecta a su situación técnica, los indicadores Premium de Estrategias de inversión le otorgan una puntuación de 8 sobre 10, con con tendencia bajista a medio plazo

 

 

Vea también: 2 acciones sin sobrecompra y con divergencia alcistas