El tono rojo ya vino en la apertura y, a media sesión, apenas se ha modificado la  tendencia. Eso sí, si durante los primeros minutos de sesión el Ibex 35 fue capaz de mantener los 8.500 puntos, no lo consiguió a media sesión. Una penalización del 1.4% que le lleva a los 8.440 puntos y que llega capitaneada por constructoras y bancos, principalmente.  Una tendencia que se ve favorecida por los datos que llegan de China y los futuros de Wall Street, que cotizan en negativo.

Se amplían los recortes de la renta variable española a media sesión. A pesar de que el Ibex 35 consiguió mantener los 8.500 puntos en la apertura, tan sólo tres horas después  ha despedido ese nivel. El selectivo español cede un 1.4% y cotiza en los 8.440 puntos. Una penalizacion que se vio favorecida por los datos que publicó la economía china a primera hora - en la que anticipó un crecimiento del 7.5% para 2012, por debajo del 8% que venía siendo habitual - y que se ha visto ampliada por los futuros de Wall Street, que anticipan caídas del 0.4% en la mayoría de sus índices.

Los mayores negativos de la sesión española llegan de constructoras y bancos. ACS descuenta más del 2% - y cotiza en los 21.21 euros -Ferrovial supera el 2% de caída en tanto que Sacyr Vallehermoso vende sus títulos por 2.70 euros, tras una penalización superior al 2% a media sesión.  Con el mismo porcentaje de caída cotizan los títulos de BBVA. Pierden un 2% y marcan en torno a los 6.68 euros su precio. A pocos pasos, BAnco Santander. La entidad que preside Emilio Botín descuenta un 1.8% de su cotización, que se mueve en los 6.25 euros. Caixabank (-1.13%) o Banco Sabadell (-1.4%) cotizan en torno a los 3.48 euros y los 2.08 euros, respectivamente.

En positivo sólo tres valores. Indra eleva en más del 2.4% sus ganancias a media sesión. Los compradores logran elevar hasta los 10.06 euros el precio por acción de la tecnológica. DIA suma un 1.4% - hasta los 3.67 euros- mientras que Grifols eleva en algo más del 1.2% el precio de sus acciones, hasta los 15.84 euros.