La Oficina de Presupuesto del Congreso, o CBO por sus siglas en inglés, elevó el viernes significativamente su proyección para el déficit presupuestario de los años fiscales 2009 y 2010 del Gobierno de Estados Unidos.  El anuncio se produce en momentos en que el presidente Barack Obama busca obtener un respaldo a su propuesta presupuestaria de US$3,55 billones para el año fiscal 2010.  La CBO espera que el déficit fiscal alcance los US$1,8 billones durante el actual año fiscal, superior al déficit de US$1,2 billones estimado hace sólo dos meses.
Para el año fiscal 2010, que comienza en octubre, la dependencia prevé que el déficit presupuestario del Gobierno se sitúe en US$1,4 billones, o el doble del déficit de US$700.000 millones previsto en enero.  Con respecto a la propuesta presupuestaria del presidente, la CBO dijo que esta añadiría US$4,8 billones a la proyección base del déficit durante la próxima década.

Según un alto funcionario del Gobierno, las sombrías cifras de la CBO no harán disminuir las ambiciones del presidente estadounidense. Agregó que el Gobierno tiene confianza en que el Congreso adoptará una resolución presupuestaria que se ajuste de cerca al modelo establecido en la propuesta de Obama.

Por otra parte, la CBO ahora espera que la actual recesión termine para el otoño boreal gracias a los efectos del estímulo económico y a las medidas agresivas del Tesoro y la Reserva Federal para estabilizar los mercados financieros.

La oficina espera que el producto interno bruto se contraiga un 1,5% en el año fiscal 2009, antes de crecer un 4,1% en el 2010 y el 2011.

La tasa de desempleo alcanzará un máximo del 9,4% a fines del 2009 o inicios del próximo año, informó la CBO. La tasa permanecerá por encima del 7% hasta el 2011. En la actualidad, el desempleo se ubica en el 8,1%.