La confianza del consumidor estadounidense cayó sorpresivamente en los primeros días de enero, golpeada por una baja en la evaluación sobre la situación actual de las condiciones económicas.
 El informe Reuters/Universidad de Michigan mostró que su índice preliminar para enero bajó a 72,7 desde una lectura final de 74,5 en diciembre.