El fuerte arraigo en el sentido de pertenencia existente en la sociedad española, por supuesto se extiende también a las acciones. Los inversores quieren poseer acciones, sin importar la tendencia de fondo de mercado y sin importar las perspectivas concretas del valor.
El objetivo es comprar acciones “con potencial alcista” pero, no en base a las previsiones de beneficios, o mejora del sector al que pertenece y tampoco siquiera, en base a las previsiones de crecimiento de la economía. Para muchos inversores, el potencial alcista está relacionado con la corrección precedente del valor. Cuantas veces habré escuchado… Ana, es que ha bajado un xx% es que está en mínimos!!!

Lamentablemente, testear unos mínimos no garantiza una vuelta alcista, ni siquiera una simple reacción alcista o una formación de suelo. No hay modo de saber si esos mínimos detendrán la debilidad o serán el paso previo a mínimos inferiores que den continuidad a la tendencia bajista con la que cotiza determinado valor. Generalmente, cuando se compra un valor en mínimos, se está comprando una alta ponderación de riesgo en base a unas expectativas de rentabilidad inciertas. Seguramente, hay cientos de estrategias más atractivas atendiendo al binomio rentabilidad-riesgo.

Si centramos la atención en los valores del Ibex 35 y en su evolución en el ejercicio 2.010, podemos observar que recientemente, ACX, ANA y SAB (gráfico que aparece a continuación), perforaban a la baja los mínimos anuales sin reacción alcista alguna.
 
 

Lo anterior debería ser suficiente para que la estrategia alcista, no fuese la estrategia a seguir en el caso de IBR ya que se acerca peligrosamente, a los mínimos del ejercicio. 
 
 
Otros, sin embargo, tras dejar reiterados mínimos anuales, hace unos meses, han conseguido rebotar al alza con cierta consistencia. Este es el caso de GAM GAS y SYV. Sin embargo, la reacción alcista que esta teniendo lugar en ellos, aún es demasiado débil para aventurar que se trata de una vuelta alcista suficiente para derivar en un cambio de tendencia.
 
 

Así, cuando alguien como yo le diga que no compre un valor que se encuentra en mínimos anuales, no crea que ha perdido la razón. Compre valores con figuras de vuelta claras o con tendencias alcistas activas, se ahorrará muchos disgustos.