El euro volvió a caer con fuerza y cerró la jornada en los 1.3132 dólares tras la ruptura de los 1.3445 dólares, nivel clave para el corto plazo.


Como con las bolsas, el euro marcó su máximo (mínimo del dólar) el jueves 4 de noviembre (gaps alcistas en bolsas) justo un día después de la concreción del QE2 por parte de la FED. ¿Compra con el rumor y vende con la noticia? Pudiera ser…

Una ruptura de 1.2795 que es 61.8% de retroceso de Fibonacci, podría ser un catalizador para un movimiento más amplio hacia la baja, en los 1,2000, y tal vez incluso más baja a 1,1500.

EL QE2 ha quedado en un segundo plano, las miradas se encuentran actualmente en las bolsas y en la deuda soberana de algunos de los países periféricos europeos, no obstante no hay que perder de vista el mercado de divisas, la guerra de divisas continúa, aunque ahora condicionada por la preocupación que, unida a la especulación, acentúan la debilidad del euro ante un dólar que se fortalece, en un momento de mercado en el que se muestra una absoluta desconfianza y no se produce carry trade.