El comportamiento de Nike frente a Adidas ha sido muy diferente en los dos últimos años, desencadenando un diferencial llamativo.

 Podemos comprobar ese diferencial en el gráfico inferior, donde se muestra el spread entre el valor americano y el alemán:

Desde 1998 este ratio sólo ha estado cuatro veces en situación extrema en cuanto a indicadores. En las tres anteriores importantes cambios de tendencia en mejor comportamiento de Nike frente a Adidas se originaban.

La situación técnica de Nike en el corto plazo es atractiva:

Como vemos arriba el precio ha roto un importante nivel técnico con un aumento de volumen, completando una teórica formación alcista. La ruptura es importante, por lo que pensamos que no cerrará el hueco alcista abierto y continuará al alza durante las próximas semanas. Aprovecharíamos cualquier debilidad en los niveles actuales para comprar el valor, al menos con expectativas de subida hacia los máximos de finales de 2015 en 67 dólares.

Recomendación: comprar