Durante toda la semana la bolsa de Frankfurt ha tenido un comportamiento muy tibio.

Beiersdorf da síntomas de debilidad, Continental cae y el sector de automoción apenas se mueve.

Salvo excepciones el dinero parece que acude al sector bancario.

El Commerzbank superó la resistencia de los 9,50 y se ha disparado, posiblemente tenga todavía recorrido al alza. Deutsche Bank no tiene un comportamiento tan brillante pero al menos reacciona positivamente desde la zona de soporte de los 14,90.