La Comisión Nacional de Competencia asegura que se produjeron contratos con grandes clientes a un precio que no cubría los costes reales del servicio.

Según argumenta la CNC, Correos abría fijado precios que, una vez aplicados los correspondientes descuentos, no cubrían el gasto que suponía para los clientes.

De esta manera, Correos habría incumplido los compromisos adquiridos a través del acuerdo suscrito en 2005 con la Comisión Nacional de Competencia y la patronal de operadores privados Asempre.

A partir de este momento, comienza un período máximo de seis meses para la instrucción del expediente y su resolución por parte del consejo de la CNC.