Ni el escaso volumen de negocio, ni la escasez de noticias macro, ni las amenazas terroristas pueden hoy con el optimismo de los inversores. El parqué neoyorkino sube desde primera hora. El Dow Jones se marca un alza del 0,01% hasta los 10.547 puntos, el S&P 500 un 0,19% y el Nasdaq un 0,13%, aunque a la espera de los datos de confianza del consumidor estadounidense está todo el sistema financiero.
Por el momento y antes de la apertura de la cotización en Wall Street, se conoció que el precio de la vivienda en EE.UU. permaneció estable en octubre. Esto ha roto las esperanzas de continuidad de la subida. Los precios se mantuvieron en el 0,4% de alza marcado en septiembre.

También se conoció antes del pistoletazo de salida que las ventas en cadenas minoristas descendieron la semana pasada un 4,5%. Las compras de Papa Noel no han sonreído a los pequeños establecimientos y parece que los estadounidenses prefieren comprar los detalles de estas fiestas en las grandes superficies y por Internet, como muestran los datos de ventas minoristas en la Red, que entre el Viernes Negro y las vísperas de Navidad subieron un 13,6%.

Mucho está dando que hablar las remuneraciones a altos ejecutivos financieros en todo el mundo, por lo que Morgan Stanley ya ha tomado medidas para modificar las pagas que da a sus ejecutivos. MS podría atrasar las remuneraciones durante un período más largo aunque no irá tan lejos como Goldman Sachs que anunció que sus máximos ejecutivos sólo recibirán acciones por sus bonos de 2009. Entre tanto, Morgan Stanley se deja hoy un 0,25% en el NYSE y Goldman Sachs un 0,04%.

Donde sigue acuciando el miedo por las amenazas terroristas es en las aerolíneas que continúan con sus descensos bursátiles. Delta Airlines pierde hoy un 1,51% y AMR un 1,81%.

En el mercado de las divisas el euro hace retroceder algo al billete verde. La moneda única se negocia a 1,44 dólares esperando a que se publiquen los datos de confianza del consumidor que pueden cambiar las tornas.