Citigroup obtuvo un beneficio neto atribuido de 11.276 millones de dólares (8.878 millones de euros) en 2011, lo que supone aumentar en un 6,3% las cuentas de un año antes.

En el cuarto trimestre de 2011 Citigroup ganó un 11% menos. Las pérdidas en su división de valores e inversión lastraron estas cuentas. Precisamente este tramo de sus resultados es el que no ha gustado al mercado. Se esperaba un beneficio por acción (BPA) entre 0,52 y 0,48 dólares, mientras que el dato final ha estado por debajo de éste, en los 0,38 dólares. Los inversores castigan al valor con una caída del 4%.

La cifra de negocio del tercer mayor banco de EEUU por volumen de activos sumó 78.353 millones de dólares (61.695 millones de euros), un 9,5% menos, en gran medida por la reducción del tamaño de su división Citi Holdings, que agrupa los activos no estratégicos y listos para ser desinvertidos, cuyos ingresos bajaron un 33%, mientras que los de CitiCorp disminuyeron un 1,5%.

Citigroup redujo un 50,8% el importe destinado a cubrir el coste del crédito, que en el conjunto de 2011 ascendió a 12.796 millones de dólares (10.075 millones de euros).