Citigroup descartó hoy que la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) de Telefónica sobre la totalidad de la brasileña GVT por 2.550 millones de euros suponga un peligro para la política de dividendos, para una posible recompra de acciones o para la calificación del crédito del grupo español. Para Citigroup, la oferta del operador español por GVT que, en caso de llagar a buen término, reforzaría la presencia de Telefónica en el país latinoamericano al incorporar las zonas donde tiene presencia GTV a las regiones donde opera Telesp --filial brasileña de Telefónica-- podría tardar unos meses en obtener el visto bueno del regulador. Por otro lado, los analistas de Citigroup James Rivett y Marc Sugarman se muestran escépticos ante la posibilidad de que los competidores de la firma presidida por César Alierta repliquen la oferta de Telefónica.