Citigroup anunció el jueves que buscará obtener la autorización de los accionistas para incrementar el número de acciones en circulación y realizar una división inversa de acciones.  La medida es parte del plan del banco para intercambiar acciones comunes por valores preferentes.  El mes pasado, Citigroup informó que ofrecerá convertir hasta 27.500 millones de dólares en acciones preferentes que no están en manos del Gobierno federal a acciones comunes. El Gobierno estadounidense igualará hasta 25.000 millones de dólares de las conversiones como parte de los esfuerzos para mantener a flote a la entidad financiera.
Si se logra el monto máximo de las conversiones, los tenedores actuales de acciones comunes observarán una dilución de casi el 75% en sus tenencias y el Gobierno se convertirá en el mayor accionista, con un 36%.  Citi informó que la totalidad de los tenedores privados de valores preferentes ha aceptado el canje de aciones.

En la actualidad, existen cerca de 5.500 millones de acciones en circulación, cifra que crecerá significativamente tras el canje. Por lo tanto, una división inversa de acciones reducirá el número e incrementará el valor de cada acción.  Citi no informó en un comunicado de prensa las potenciales razones de división inversa que se estén considerando.  La acción de Citi subía el jueves por la mañana un 11% a US$3,42 antes de la apertura oficial de Wall Street.