Cirsa ha registrado un beneficio operativo de 70 millones de euros, lo que supone un 21% más que el mismo periodo del año anterior.

La compañía de juego catalana ha registrado unos ingresos de explotación que ascienden a 438 millones de euros, un 7% más que el primer trimestre de 2010. 

La empresa ha atribuido el resultado al buen comportamiento de las actividades en Italia y Latinoamérica y la buena acogida de los nuevos modelos de máquinas recreativas de hostelería, que han compensado la debilidad del mercado español, agravada por la Ley Antitabaco, que ha afectado negativamente a todos los negocios.