La prensa chipriota está haciendo públicas las primeras medidas restrictivas impuestas por  la Unión Europea para hacer efectiva la quita mínima del 30% sobre los depósitos bancarios a partir de los 100.000 euros. Se trata de limitaciones referidas a transacciones de dinero hacia el extranjero y que, en principio, tendrán una validez de siete días hasta que se resuelva la situación. 
 El presidente de la Cámara de Comercio de Chipre, Phidias Pelides, ha asegurado que los controles de capital que se impondrán en el país se limitarán a las transacciones internacionales y a los flujos de capital, pero no a los movimientos de dinero dentro del propio país.

"Nos han asegurado que estas limitaciones no afectarán en absoluto a las transacciones dentro de Chipre", aseguró Pelides en declaraciones a los medios tras reunirse con funcionarios del Gobierno.

"Donde habrá limitaciones es en lo que gastamos en el extranjero y también en los flujos de capital", agregó el presidente de la Cámara de Comercio chipriota.

Tal y como recogen los expertos de Capital Bolsa, estas medidas son las relativas a la la limitación de 5.000 euros al mes en el uso de las tarjetas de crédito y débito en el extranjero, así como fijar un tope en 3.000 euros por persona respecto al dinero que pretenda cada chipriota 'sacar' del país en efectivo. 

Asimismo, los controles de capital incluyen prohibición de hacer efectivo cheques. Javier Flores, responsable de Análisis del Servicio de Estudios de ASINVER, asegura que estas medidas se harán efectivas "sobre todo tipo de cuentas, sin tener en cuenta el montante de la misma". Candado, por tanto, al país hasta nueva orden.