El Banco Central de China ha aplicado la sexta subida de sus tipos de interés en un año en un intento por controlar la inflación. En concreto, la institución ha aplicado un aumento de 0,18 puntos a los tipos de los préstamos a un año, hasta el 7,47%, y otro de 0,27 puntos a los tipos de interés sobre los depósitos, hasta el 4,14%. Ambos aumentos se harán efectivos mañana. La semana pasada, Pekín informó de que el IPC aumentó un 6,8% interanual, la mayor subida en más de diez años, impulsado en gran parte por el incremento de los precios de la carne de cerdo.