El regulador bancario chino planea ralentizar la concesión de nuevos créditos a 7 billones de yenes (un billón de dólares) este año y 8 billones para el año que viene, según publica Bloomberg de una fuente conocedora. En los diez primeros meses del año se concedieron en divisa local 8,9 billones de yenes.