El Producto Interno Bruto de China creció 8,9% interanual en el cuarto trimestre de 2011, dos décimas menos que en el tercero, con lo que en el total acumulado del año la segunda economía mundial ascendió 9,2%.

El PIB chino en el año pasado fue de 47,15 billones de yuanes (7,46 billones de dólares), y su crecimiento interanual rebasó las previsiones del régimen comunista, que se había fijado para el año al menos un ascenso del PIB del 8%.

El año 2011 estuvo marcado en China por la lucha de su Gobierno contra la inflación, los intentos de contención del crédito y del sector inmobiliario (que se están relajando en los últimos meses) y el freno de las exportaciones.