La decisión del presidente venezolano Hugo Chávez de nacionalizar la unidad local del coloso español Banco Santander se cuenta entre las acciones más arriesgadas de sus 10 años de presidencia, y podría afectar la confianza local en el sistema bancario. La banca afecta a los venezolanos más directa e inmediatamente que otros sectores estratégicos intervenidos por Chávez, como el crudo y las telecomunicaciones. La medida podría ser contraproducente si los depositantes pierden confianza en la capacidad del gobierno de proteger sus ahorros y retiran su dinero.