El Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) considera "ilegal" gravar fiscalmente las ayudas directas a la compra de automóviles del Plan 2000E, puesto que al consumidor no se le ha ofrecido una información "completa y veraz" de los costes fiscales que esta acción conllevaría, informó hoy la organización en un comunicado.