La Comisión Europea aprobó hoy de manera oficial un reglamento para mejorar la eficiencia de los transformadores externos de energía a fin de reducir su consumo en 9 TWh y las emisiones de dióxido de carbono en 3,2 millones de toneladas al año. El portavoz comunitario de Energía, Ferrán Tarradellas, recordó en rueda de prensa que estos aparatos sirven para adaptar el voltaje de la red a los ordenadores, teléfonos y otros dispositivos de uso cotidiano.