El parqué estadounidense enfrenta la apertura de hoy con mesura. Pese a los resultados que se van conociendo, los inversores parecen haber entrado en hibernación a la espera de la decisión sobre política monetaria que tome mañana la Fed. Esto, a su vez, afecta al dólar, que se debilita frente la divisa europea hsta los 1,46 dólares. Mientras, en el mercado de materias primas, el barril de West Texas cotiza en los 112 dólares.


Los inversores esperan a que Ben Bernanke y los suyos den su veredicto sobre la política monetaria del país. Pero esto no será hasta mañana. Mientras, los resultados empresariales aliñan la renta variable americana.

Sobre la mesa ya están las cuentas de Coca-Cola, que logra aumentar sus beneficios frente al año anterior. En concreto, el gigante de los refrescos ganó 1,9 mil millones de dólares en el primer trimestre, desde los 1,61 mil millones de 2010.

Junto a las cuentas de Coca-Cola se han conocido las de Ford. El grupo automovilístico ganó 2.551 millones de dólares en el primer trimestre del año, un 22,3 % más que en el mismo periodo de 2010.

Hershey, por su parte, ganó en el primer trimestre un 9% a medida que aumentaban sus ventas gracias a nuevos productos y campañas publicitarias. Sus ingresos netos subieron a 160 millones de dólares

Veremos cómo encajan los inversores de Apple la declaración de guerra que le ha lanzado Sony, pues el fabricante asiático sacará al mercado esta primavera dos modelos de ordenador tableta para competir con el iPad.

Entre tanto, el dólar sigue cuesta abajo y sin frenos. El par euro-dólar cotiza ya en los 1,46 dólares, tras la colocación de la subasta de deuda en España y en puertas de conocer si Bernanke seguirá los pasos de Trichet o no.