La Casa Blanca informó el lunes que el déficit presupuestario federal ascenderá este año fiscal a un récord de 1,841 billones de dólares, u 89.000 millones de dólares por encima de la proyección previa, producto de la debilidad de la economía y de los rescates del sector financiero.  El Gobierno estadounidense espera que el déficit se ubique en 1,258 billones de dólares en el año fiscal 2010, que comienza en octubre.
En sus estimaciones de febrero, la Casa Blanca anticipó un déficit presupuestario de 1,752 billones de dólares en 2009 y de 1,171 billones de dólares en 2010.  El déficit aumentará en el corto plazo debido a cambios en una serie de proyecciones sobre impuestos y gastos, a raíz principalmente de los continuos problemas de la economía estadounidense.

El panorama fiscal fue detallado en documentos publicados el lunes por la Oficina de Administración y Presupuesto, u OMB por sus siglas en inglés.  La OMB ahora espera que los ingresos totales del Gobierno se reduzcan este año casi el 15%, o 368.000 millones de dólares. Como porcentaje del producto interno bruto, se espera que los ingresos caigan a su nivel más bajo desde 1950, al 15,1%.

Desde febrero, la estimación para los ingresos por impuestos corporativos de este año ha descendido 18.000 millones de dólares, mientras que la proyección para los ingresos por impuestos a las personas se ha reducido 5.000 millones de dólares.

La Casa Blanca espera que la situación mejore a medida que la economía sale de la actual recesión. El Gobierno espera que los ingresos crezcan a una tasa anual promedio del 10,5% entre 2010 y 2014. A la larga, los ingresos impositivos alcanzarán el 19,4% del PIB en 2019, según las estimaciones. Esa cifra, sin embargo, sería aún inferior a lo observado a fines de los 90.

La Casa Blanca espera que el déficit sea equivalente este año fiscal al 12,9% del PIB, un nivel no visto desde la Segunda Guerra Mundial. Ese porcentaje se ubicaría en el 8,5% en el año fiscal 2010.  Durante la próxima década, la Casa Blanca prevé déficits acumulados de 7,1 billones de dólares.

La proyección del Gobierno contempla una recuperación de la economía para fin de este año y que esta cobre impulso en el 2010. Específicamente, la Casa Blanca espera que la economía experimente una contracción del 1,2% este año antes de repuntar y crecer un 3,2% en 2010 y un 4,0% en 2011.

La Casa Blanca espera que la tasa de desempleo promedie el 8,1% este año. El mes pasado, sin embargo, la tasa de desempleo se ubicó en el 8,9%, su nivel más alto desde 1983.  El Gobierno no actualizará sus proyección económica hasta su revisión en julio.