Carrefour, la cadena francesa internacional de hipermercados, facturó 3.269 millones de euros en España en los tres primeros meses de 2011.

Esta cifra supone un retroceso del 1,5% respecto a las ventas del año pasado, que se situaban en 3.321 millones, tal y como informó el grupo.

La cifra de negocios de la multinacional creció un 3,9%, hasta 24.698 millones de euros a nivel mundial. Este impulso se produjo por el auge de los mercados brasileño y chino. En Europa el grupo aprecia "signos alentadores" en España y Bélgica. Aunque el entorno siga difícil en el mercado español, la compañía destacó que sus hipermercados ganaron cuota de mercado durante el primer trimestre del año, mientras que los supermercados, gracias a la expansión de la red, elevaron sus ventas un 5,1%.

En cuanto a las ventas de los hipermercados, éstas cayeron un 3,3% en términos comparables, con un descenso del 13,7% en la facturación de productos no alimenticios. El grupo, además, recordó que estas ventas se vieron impulsadas en 2010 por la implantación de la televisión digital. Por su parte las ventas de productos alimenticios registraron un ligero descenso del 0,7%.

La cotización de la compañía cayó hoy en París hasta 31,03 euros, un descenso del 1,27%.