Los californianos rechazaron en las urnas la mayoría de las medidas que se les proponían para aumentar los impuestos y reducir el déficit fiscal de California (oeste de EEUU), lo cual implica un revés para el gobernador republicano Arnold Schwarzenegger. La única propuesta adoptada --por 75% de los votos-- es la de congelar el sueldo de los legisladores. Todas las demás --que incluían aumentar los impuestos al consumo, los ingresos y los vehículos-- fueron rechazada por entre 60 y 70% de los votos, según medios locales. Las propuestas habían sido acordadas en febrero por Schwarzenegger y los legisladores estatales con el fin de equilibrar el presupuesto de este estado rico pero siempre a punto de la quiebra, cuya deuda podría llegar a 40.000 millones de dólares en 2010.