El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, consideró necesario que la entidad debe tomar una serie de medidas para "impulsar su futuro" como ajustar costes mediante "una optimización de la red comercial de oficinas, esto es, la integración de sucursales; una mayor optimización en gastos generales; y una actitud proactiva y una eficiente gestión de la morosidad". Pulido hizo estas declaraciones durante la primera asamblea general de carácter ordinario celebrada tras culminarse el proceso de fusión de El Monte y Caja San Fernando, iniciado hace dos años. En la celebración del máximo órgano de gobierno de la entidad se aprobaron las cuentas del último ejercicio y la memoria de responsabilidad social corporativa.  Según indicó la caja en una nota, para el presidente de Cajasol "ha llegado el momento de afianzar los pilares que con esfuerzo se han conseguido poner en estos años de integración en la entidad". A su juicio, las medidas que necesita Cajasol para "impulsar su futuro pasan por lo indicado por el Banco de España en su último informe semestral de estabilidad financiera, esto es, ajustes de costes mediante una optimización de la red de oficinas, mayor optimización en gastos generales y una actitud proactiva en la gestión de la morosidad".