El director general de Caja Rural de Toledo, Rafael Martín Molero, dijo hoy que la entidad "se encuentra plenamente preparada para iniciar la difícil andadura económica de 2010 y 2011" y destacó su "solvencia" después de dar a conocer los resultados a 31 de diciembre de 2009, que indican unos beneficios antes de impuestos de 20 millones de euros.