Caja Rural de Granada cerró el ejercicio 2009 con un beneficio antes de impuestos de 24,3 millones de euros, un 30,5% menos que en el año anterior, lo que la entidad achaca al incremento de la morosidad, que se situó en el 3,87% y que le ha empujado a aumentar "por prudencia" sus fondos de insolvencia.