Caja Madrid informó hoy de que dotará provisiones por 250 millones de euros después de conocer que la inmobiliaria Martinsa-Fadesa -que le adeuda 1.000 millones de euros- ha presentado solicitud de concurso de acreedores. Tras presentar los resultados del primer semestre del año, la caja explicó que, no obstante, el impacto de las dotaciones en su cuenta de resultados será "cero" por "el exceso de provisiones" con los que ya cuenta la entidad.
Caja Madrid ha realizado una dotación de 250 millones de euros para cubrir el riesgo de impago del préstamo de 1.000 millones de euros concedido a Martinsa Fadesa. La caja que preside Miguel Blesa señala que "ya tiene cubierto" el riesgo de crédito derivado de la financiación concedida a la inmobiliaria que preside Fernando Martín, que está garantizada con los activos de la misma. Martinsa Fadesa tiene un problema de liquidez, pero no de activos, y podría resolver "de forma razonable" su concurso de acreedores dada la calidad de su activos, según Caja Madrid. "Igual que el Banco Popular ha sido prudente al provisionar 100 millones, nosotros también", añadió la caja, tras especificar que la posición de Caja Madrid como financiera de la inmobiliaria es de 1.000 millones, una parte de financiación corporativa y otra soportada con promociones inmobiliarias. Martinsa- Fadesa, que acumula una deuda de unos 5.100 millones de euros, intentará con esta medida "el saneamiento y reorganización de la compañía a través de los instrumentos de la Ley Concursal", para lo cual reestructurará su actividad y venderá activos.