Caja España calcula que la tasa de paro en España alcanzará el 20% en 2010 y considera que la última revisión del cuadro macroeconómico revela que el Gobierno no cree que haya muchos "brotes verdes" todavía, aunque espere que germinen pronto.