Caja de Canarias, Caja Inmaculada (CAI) y Caja Rioja han aprobado avanzar en sus conversaciones para crear un Sistema Institucional de Protección (SIP) común, que les permita crear un grupo que integre sus políticas de riesgos y gestión financiera, así como garantizar sus niveles de solvencia y liquidez, manteniendo la personalidad jurídica e institucional de cada caja. El consejo de administración de Caja Rioja aprobó ayer esta decisión y explicó que el objetivo de la entidad era mantener conversaciones "preferiblemente" con otras cajas de ahorro con las que ya colabora en el entorno de la Asociación Técnica de Cajas de Ahorros (ATCA), sociedad creada por varias entidades para establecer un marco de estrecha colaboración para la mejora del servicio a sus clientes y ahorros de costes.