Ambas compañías presentan una tendencia dispar en lo que llevamos de ejercicio. Mientras Caixabank cede algo más del 3%, las acciones de Siemens Gamesa suben en torno a un 16% en el año. Y sin embargo, ambos consolidan la tendencia al alza actual.  Estas son sus diferencias.

La escalada alcista en los títulos deSiemens-Gamesadesde el pasado mes de noviembre bien podría decirse que ha sido impecable con la única excepción de la consolidación que tuvo en el mes de febrero. Desde comienzos de año la acción recupera en torno a un 16% después de cerrar un 2017 en el que se marcó una revalorización de más del 31%. Los expertos creen que el sector vive un momento positivo que apunta a una recuperación del sector aunque, en cierta manera, seguirá presionados por la fusión y por la situación del propio mercado.

Sin embargo, a partir de 2020 “empezarán a recoger crecimientos superiores asegurados en gran parte por las fuertes entradas de pedidos registrados  y los efectos de la optimización de costes prevista”, reconocen los expertos de Renta 4 que hablan de un objetivo de 15 euros en el valor, lo que supone un potencial del 13% sobre los precios ligeramente por encima de los 14,61 euros en los que fija el consenso el objetivo.

Los indicadores técnicos de la compañía, en tendencia alcista de largo plazo, presentan un momento total positivo, volumen creciente al plazo más largo y volatilidad que anima a seguir viendo subidas en el valor.

 

Indicadores técnicos Siemens Gamesa

 

 

En el caso de Caixabank, que también pasa de fase alcista a consolidación, registra una caída de algo más del 3% en el año después de cerrar 2017 con una rentabilidad de más del 27%. La zona clave de la compañía pasa por los 3,80 euros, dice Juan Enrique Cadiñanos, director de análisis de Admiral Markets “y podríamos ver un giro en los precios por lo que me decantaría por no entrar si no tuviera posiciones ya. Si estuviera dentro, la zona de 3,45 euros sería óptima para acumular posiciones en un valor cuya tendencia de medio plazo es neutral”.

Una lectura que se muestra en los indicadores técnicos de la compañía, en tendencia alcista de largo plazo pero bajista en el medio, con un momento total lento que es positivo y volumen y volatilidad que anima a seguir viendo subidas en el valor.  ¿Hasta dónde? El consenso del mercado habla de los 4,60 euros como objetivo de la entidad, lo que supone un potencial del 24% sobre los precios actuales.

 

Indicadores técnicos Caixabank