CaixaBank registró un beneficio atribuido de 1.488 millones de euros entre enero y septiembre de este año, lo que supone un incremento del 53,4% en comparación con los primeros nueve meses del año anterior, con lo que alcanza el mejor resultado de su historia para este periodo.

Según ha comunicadoCaixabanka través de un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el beneficio obtenido en el tercer trimestre del año, con 649 millones, también supone su mayor beneficio registrado entre julio y septiembre.

La entidad ha destacado que la evolución hasta septiembre viene marcada por la consolidación por integración global de los resultados de BPI desde febrero, que impacta en los principales epígrafes de la cuenta de resultados, y por la intensa actividad comercial de la entidad.

Esta fortaleza comercial permite una elevada capacidad de generar ingresos, con 6.491 millones de margen bruto. Su evolución interanual (+9,3%) refleja la incorporación de BPI y la mayor generación de ingresos básicos del negocio bancario (margen de intereses, comisiones e ingresos del negocio de seguros), que aumentan un 19,4% en el grupo.

La rentabilidad de CaixaBank mejora desde diciembre 235 puntos básicos y se sitúa en el 8%, mientras que el ROTE recurrente del negocio bancario y asegurador alcanza el 10,5%, con un resultado de 1.490 millones en los nueve primeros meses.

La cuota de penetración de CaixaBank alcanzó el 26,7% (+100 puntos básicos en los últimos doce meses), y la primera posición en nóminas domiciliadas, con una cuota del 26,6%, y en seguros, planes y fondos por recursos gestionados, con una cuota del 21,8%.

El margen de intereses alcanza los 3.550 millones de euros (+15,2% respecto al mismo periodo de 2016), impactado por la incorporación del negocio de BPI, que aporta un 8,7% de crecimiento.

En CaixaBank, el margen de intereses aumenta un 6,5%.

 

 

Los ingresos por comisiones alcanzan los 1.867 millones de euros. En su evolución (+20,8%) incide la aportación de BPI (+12,6%) y los ingresos derivados de la actividad comercial de CaixaBank (+8,2%), que refleja una mayor transaccionalidad e ingresos asociados a operaciones de banca de inversión.

Los gastos de administración y amortización recurrentes se sitúan en los 3.343 millones (+11,5%) y reflejan principalmente la incorporación de BPI, aunque en perímetro homogéneo se mantienen estables.

En 2017, se han registrado 109 millones de costes extraordinarios asociados a BPI.

La ratio de morosidad del Grupo CaixaBank se sitúa en el 6,4% (6,9% a 31 de diciembre 2016), muy por debajo de la media del sector, y la ratio de cobertura de la cartera dudosa mejora hasta el 50% (47% a cierre de 2016).

Por otro lado, el grupo alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,7% a 30 de septiembre, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico 2015-2018 (11%-12%), y casi 3 puntos porcentuales por encima de los requerimientos del supervisor del 8,75%.

Tras la integración de BPI, la evolución de los nueve primeros meses ha sido de +50 puntos básicos debido a la generación de resultados y -16 puntos básicos, principalmente, por la evolución del mercado.

El capital total, en términos fully loaded, se sitúa en el 15,8%, por encima del objetivo fijado en el Plan Estratégico del 14,5%.

Durante los nueve primeros meses del año, esta ratio se ha reforzado con la emisión de 1.000 millones de AT1 y por varias emisiones de deuda subordinada, por importe total de 2.150 millones, entre febrero y julio.

Desde el 1 de febrero, CaixaBank integra la participación en BPI (84,5%) por el método de integración global, que hasta esa fecha se consolidaba por el método de la participación (45,5%). En estos ocho meses BPI ha contribuido con 180 millones de euros al resultado del Grupo CaixaBank (103 millones en el tercer trimestre).