CaixaBank, la nueva división financiera de La Caixa y su filial Criteria, nacerá sin los activos inmobiliarios y 8.200 millones de deuda procedentes de la caja de ahorros catalana.
En una presentación remitida a la CNMV, La Caixa y Critiera dijeron que estos activos -incluyendo Servihabitat, las participaciones de las inmobiliarias endeudadas Metrovacesa y Colonial y los activos inmobiliarios de Caixa Girona- serán transferidos a una nueva entidad.