CaixaBank lanzó esta emisión el pasado 9 de febrero.

Este tipo de emisiones se destinan a reforar el capital de las entidades financieras. Para cumplir con la reforma financiera, Caixabank requiere unas provisiones de 2.436 millones de euros, más 730 millones correspondientes a los activos inmobiliarios del grupo ServiHabitat.

El importe estimado de requerimientos de capital para la entidad catalana, adicional al aumento de provisiones, asciende a 745 millones de euros, que suman 1.305 millones si se tiene en cuenta ServiHabitat.