El rebote desde diciembre retorna a los máximos del año pasado, en las inmediaciones de 4,5 euros, donde viene experimentando resistencia.

En octubreCaixabank perdía la directriz alcista desde los mínimos de mediados de 2016, iniciando un proceso de reversión en los indicadores técnicos lentos.

Sin descartar amagos de superación de la citada resistencia tras los resultados del viernes, los síntomas en el medio plazo aconsejan ser precavidos, máxime teniendo precios de consenso en 4,34 euros, sensiblemente por debajo de la citada marca de topes.


El soporte más importante en el medio plazo se sitúa en 3,65 euros, cuya pérdida ratificaría el deterioro comentado.


Recomendación: REDUCIR