Caixa Ontinyent obtiene un beneficio neto de 3,6 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 1,93 por ciento respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Según el informe estadístico de los resultados aprobados por el consejo de administración de la caja valenciana, el beneficio de explotación ascendió a 5,1 millones de euros, de los que medio millón se destinan a provisiones y resultados extraordinarios, y un millón a impuestos. La tasa de morosidad se situó en el primer semestre en el 1,28%, frente al 1,78% de media en el sector, según destacó la caja en una nota, y añadió que mantiene "una buena posición" a pesar de la crisis que afecta a la industria tradicional de la zona, la textil. El volumen de negocio se situó en 1.755 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 4,46%.