Caixa Catalunya ha revisado su previsión de crecimiento para la economía española este año hasta el 2,0% y anticipa para 2009 un crecimiento del 1,5%, según recoge el informe semestral sobre la economía española y contexto internacional de su servicio de estudios. Esta rebaja de Caixa Catalunya llega después de que el martes el ministro de Economía, Pedro Solbes, apuntase que la economía puede que crezca sólo el 2% en 2008, por debajo de la actual previsión del Gobierno, que ha sido cifrada en el 2,3% del PIB.
El consumo privado moderará notablemente su crecimiento (1,4% en 2008), la inversión en construcción sufrirá el ajuste del mercado inmobiliario (-1,3%) y la inversión productiva ralentizará su impulso (4,3%). Según el informe de la entidad de ahorro, "el dinamismo del consumo público (4,9%) y la corrección en el desequilibrio del sector exterior (aportación de -0,2 puntos) contendrán la desaceleración". La desaceleración de la economía española se ha intensificado en la primera mitad de año, por encima de las expectativas existentes a finales de 2007, según el servicio de estudios de la segunda caja catalana. El ajuste en la actual fase de ralentización se centra, principalmente, en la construcción residencial y en el consumo de las familias. "Los diferentes indicadores del mercado inmobiliario muestran un acusado descenso en la actividad, que impacta negativamente sobre el empleo al ser un sector intensivo en mano de obra". El estudio advierte del empeoramiento en la evolución y expectativas para el mercado laboral y de "la incertidumbre generada por la crisis financiera y sus efectos, especialmente el alza del tipo de interés de referencia para los créditos". Esta situación ha generado una corrección significativa a la baja en la confianza de los hogares, más reticentes ahora a llevar a cabo grandes compras, como vehículos o inmuebles. El resultado de la secuencia anterior será una moderación del avance del consumo de las familias desde el 3,2% en 2007 al 1,4% en 2008 y el 1% en 2009, así como una caída de la Formación Bruta de Capital Fijo en construcción (-1,3% en 2008 y -3,3% en 2009), consecuencia del notable ajuste en el segmento residencial. Esta bajada será sólo "compensada parcialmente por el dinamismo en infraestructuras e inmuebles no residenciales", según el informe. Los componentes que mostrarán un comportamiento más positivo en el período 2008-2009 son el consumo público, que avanzará un 4,9% en el conjunto de este año y un 4,5% el próximo ejercicio, y el sector exterior, consecuencia de la resistencia a la desaceleración que está mostrando la zona euro, principal socio comercial de España, y del ajuste en curso de la demanda interna. Las exportaciones aumentarán un 3,7% en 2008 y un 3,5% en 2009, mientras que las importaciones crecerán un 3,4% este año y un 2,9% el siguiente. De esta forma, la tradicional aportación negativa del sector exterior al crecimiento del PIB se reducirá desde un punto en 2007 a dos y una décima en 2008 y 2009, respectivamente, según el estudio.