Las peticiones iniciales de desempleo en EE UU retrocedieron en la última semana hasta las 322.000, frente a las 337.000 del anterior dato revisado y las 340.000 que esperaban los analistas. Los reclamos continuos acumulados descienden a 2,702 millones, menos que los 2,730 millones que esperaba el mercado.