Las acciones de Apple caen en el día de hoy hasta los $334 tras la jornada festiva de ayer y tras la triste noticia que ha supuesto la baja médica del CEO de Apple, Steve Jobs. Su baja es ya la tercera desde que le diagnosticaron un raro cáncer en el páncreas en 2004.

Tanto los analistas como los inversores estaban preparados para el anuncio, por parte de la compañía, de las cifras del último trimestre de 2010 esta misma noche. Los analistas consideran que la tecnológica podría haber conseguido unos ingresos de más de $21,000 millones y $4,600 millones de beneficio. En el tercer trimestre de 2010, los ingresos fueron de $20,300 millones y los beneficios de $4,300 millones.

Los inversores se estarán preguntando cuáles serán los pasos a seguir por la compañía en el caso de que Jobs no pueda volver; a pesar de que en el email enviado a sus empleados ayer lunes, el CEO de Apple confirmó que se mantendría como máximo responsable de la empresa y seguiría involucrado en las decisiones estratégicas de la compañía.

Tim Cook, el director de operaciones que será el sustituto de Steve Jobs mientras esté de baja y que se incorporó a la compañía en marzo de 1998, tranquiliza mucho a los inversores de Wall Street pues se ha ganado su confianza a lo largo de este tiempo. De hecho, fue el máximo responsable de Apple durante la mayor parte de 2009, cuando Jobs tuvo que cogerse la baja médica.

En una conference call mantenida con varios analistas en 2009, Cook resumió la estrategia de Apple: "Pensamos que estamos preparados para crear grandes productos y eso no cambiará. Creemos en que es positivo decir "no" a miles de proyectos para de esta manera poder concentrarnos realmente en los pocos que son realmente importantes para nosotros... francamente, no nos conformamos con algo por debajo de la excelencia en ningún departamento de la compañía y tenemos la honestidad de admitir cuando nos equivocamos y el coraje de cambiar".