El plazo de carencia que tenía la inmobiliaria Colonial para no pagar sus créditos venció ayer, sin que la banca con la que negocia la refinanciación de sus casi 9.000 millones de deuda lo renovara, informó hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La compañía presidida por Juan José Bruguera recordó que continúa "abierto" el proceso de renegociación de su deuda con sus bancos acreedores, que comenzó el pasado 9 de julio y que le obligará a vender activos. La toma de control de Colonial por parte de la banca ha dado un nuevo giro a los planes sobre algunos activos, como la filial francesa SFL, ya que los nuevos accionistas -entre ellos, La Caixa y el Banco Popular- se están planteando conservar entre el 51 y el 60% de la sociedad gala para mantener el control y seguir beneficiándose de las ventajas fiscales galas.
Del total de la deuda de Colonial, 6.400 millones de euros corresponden al crédito sindicado firmado con Eurohypo, Calyon, Royal Bank of Scotland y Goldman Sachs y que sirvió para financiar sus últimas adquisiciones. La compañía que preside Juan José Bruguera inició el pasado 9 de julio proceso de renegociación de su deuda, que forma parte de la nueva estrategia impulsada en la inmobiliaria tras la entrada en su capital de los bancos y cajas que se quedaron con las accionistas del ex presidente y primer socio del grupo Luis Portillo. Colonial condiciona al resultado de esta negociación otras dos nuevas decisiones estratégicas de sus nuevos socios, como son la venta de parte de la filial francesa Societé Fonciére Lyonnaise (SFL) y la elección de un socio para desarrollar el 50% los centros comerciales proyectados por su Riofisa. FILIAL FRANCESA La inmobiliaria se ha replanteado la venta de la totalidad de SFL, en la que controla un 84% del capital. Ahora sopesa desinvertir máximo del 33%, para asegurar el 51% del capital y el control de la compañía. El objetivo de la compañía es perfilar la renegociación de deuda y la venta de SFL a lo largo del presente mes con el fin de cerrarlo a la vuelta de las vacaciones. SFL presenta actualmente un valor en bolsa de unos 2.300 millones de euros, con lo que la venta de una participación del 33% reportaría a Colonial unos 760 millones de euros. A cierre del pasado año, la compañía contaba con una cartera de activos inmobiliarios valorados en 4.132 millones y ubicados en las principales zonas de negocio de París. No obstante, la inmobiliaria está obligada a vender al menos un 24% de la empresa francesa antes de fin de año para reducir su participación hasta el 60% y cumplir así con las normas galas sobre sociedades patrimonialistas cotizadas.